LA CUEVA de SAN PASCUAL en ORITO

La Cueva de san Pascual

Nº 1  Diciembre 2004

Diciembre 2004        Enero 2005        Marzo 2005       Mayo 2005         Julio 2005        Septiembre 2005       Noviembre 2005

 

Actualidad

  Escritor

Biografía

Pensamientos

noticias.htm

Arte

 

 

 

 

 

Cueva de San Pascual en Orito (Alicante)

      A unos 400 metros sobre el nivel del mar, y a 3 kilómetros de Orito, hay un cerro desde el que se divisa casi todo el valle del Medio Vinalopó, la población de Santa Pola, sus salinas y el mar. La ciudad de Alicante sólo se ve en parte, ya que se encuentra oculta por la emblemática montaña de Fontcalent. En este natural y bello mirador, hay una cueva natural, donde, según la leyenda: “San Pascual, siendo pastor, en esta cueva se guarecía del sol en verano y de la lluvia en el invierno”.

      Los últimos 100 metros de la cuesta son bastante empinados. Este camino es el tradicional de subir a la Cueva de San Pascual, y, todavía hoy, muchos la suben de pie, bastantes hasta descalzos y de rodillas. Es emocionante, y llega muy hondo, el observar estas muy frecuentes escenas, aunque uno puede ser que personalmente no las comparta.

      Por los años 80 del pasado siglo, con el fin de facilitar el acceso a enfermos y personas mayores, se abrió un camino nuevo hasta el pie de la Cueva de San Pascual, apto para ser utilizado por los automóviles. Esto ha facilitado un notable incremento de las visitas al Santo. Se pueden contar con los dedos de una sola mano, y no es ninguna exageración, los días del año en que no suba nadie a la Cueva.

      En 1986 se llevó a cabo la actual remodelación de la Cueva de San Pascual. Sin tocar para nada las rocas de la Cueva, se le adjuntó un pequeño salón, sencillo y cómodo, donde las personas descansan, rezan, dialogan y pasan un agradable rato junto a la imagen del Santo.

      Y, como conclusión, he aquí una copla que cantan algunos peregrinos al abandonar la Cueva:

                                                           La Cueva de San Pascual,

                                                           es como un sol que ilumina,

                                                           con celestres resplandores,

                                                           la provincia alicantina.